DEJALE GATEAR

download-free-images-child-smile-wink-crawl-kid-resolution-description-hd-background-images-723242
Me sorprende mucho el ver a padres tratando de enseñar a sus niños a caminar cuando no ha consolidado todavía el gateo, en realidad papis se que lo hacen por desconocer  las maravillosas habilidades que se adquieren en la etapa del gateo.

Se que venimos arrastrando la idea de los famosos Taca-taca (andadores) como beneficiosos para los niños yo lo desaconsejo tanto por no favorecer la curiosidad del niño, como por no fomentar el gateo y los posibles accidentes que pueden causarse por el artilugio en cuestión. Prefiero el parque (corralito) en un momento de Stress domiciliario (la comida haciéndose, que no llegamos porque en lo que terminábamos el puré fuimos atender al hermanito llorando y Zass se nos quemo las lentejas o el pollo).

Otras de las presiones sociales son las otras madres, esas que cuando vas a parquear (termino que se refiere a ir al parque con tu niño y relacionarse con otras madres) te preguntan y no camina todavía y tu le dices no pero gatea muy bien y ellas te dicen pues ayúdalo tienes que comprarle un correpasillo y alguna que otra te recomienda algún bejunje para reforzar las rodillas (si, hay de todo en esta vida), pero tranquilidad papis aquí les enumerares todos los beneficios que se obtienen al gatear tantos mediatos como futuros.

  • El gateo desarrolla la estructura del tronco.
  • Desarrolla el tacto que le ayudara a la grafía posteriormente y a una mejor destreza en la motricidad fina, el coger objetos con el dedo pulgar e índice de manera simultánea (tipo pinzas)  .
  • El gateo obliga el movimiento y la coordinación entre piernas y brazos, situación que favorece, a nivel neurológico, la interrelación hemisférica. Por tanto, a más gateo, la velocidad de interconexión hemisferica será más rápida.
  • Favorece la coordinación óculo-manual (ojo-mano) al querer llegar al lugar donde hay un objeto de su interés, y luego cogerlo.

El gateo es la clave de operaciones cerebrales sofisticadas que estimulan luego actividades complejas como la lectura y la escritura y ofrece una gran oportunidad para sentar las bases del proceso de lateralización (determinación de la dominancia manual, ocular, auditiva y podal).

  • Desarrolla con gran intensidad la visión estereoscópica, es decir la visión tridimensional que permite apreciar los volúmenes
  • Ejercita la visión binocular: el cerebro utiliza las imágenes que recibe de cada uno de los dos ojos y las fusiona en una sola imagen más completa.
  • Se estimula la convergencia y la acomodación, que permiten saber a que distancia está un objeto y focalizarlo correctamente. Hay estudios que relacionan  la falta de gateo en niños con estrabismo.
  • Estimula la visión periférica, que es la que nos permite orientarnos en el espacio, informándonos de los movimientos en el entorno ( por ejemplo juegos de competencia baloncesto, futbol).

Siempre en la revisión de los 6 meses insisto mucho a los padres de la importancia del gateo y creo que los padres en general no son conscientes de las diferentes habilidades que se logra a través del gateo.

Así que estimular a sus bebes a gatear y si se tienen que poner a gatas no pasa nada, volvamos a ser chicos, podemos jugar al pilla-pilla o a que coja o no coja algún juguete o cualquier objeto llamativo.

Aquí me ha surgido la idea de otro post que iría de juegos para estimulación de nuestros bebes .

Ah y por último no todos los bebes gatean como el perfecto bebe Nenuco tienen  diferente estilo de gateo pero dejenle que disfrute su experiencia en contacto con el suelo.

 

Espero que le haya gustado el post y hasta otra entrada.

El secreto de los dientes..

small[8]                                                 Img01122008103712722080

Hola de nuevo mamis!hoy se me ha ocurrido escribir toda la homilía que os cuento en consulta sobre los dientes.

 

Ya sabemos que la erupción de los dientes en el bebé empieza a los 6 meses con dos incisivos inferiores y continúan con los dos incisivos superiores, acto seguido van los incisivos laterales por el mismo orden y así continuamos con los molares y colmillos hasta completar los 20 dientes de leche antes de concluir la primera infancia, o lo que es lo mismo, antes de llegar a los 2 años de edad.

 

Muchas veces llegáis a la consulta preocupados porque a los 9 meses, por ejemplo, vuestro niño no tiene ni siquiera un simpático incisivo inferior, pues bien, las fechas que la AEP propone son meramente informativas en base a lo mas habitual, ya que, y como mi experiencia me ha demostrado, los hay que empiezan la erupción dentaria a los 5 y otros hasta los 10 meses o incluso hasta los 12 no comienzan.

 

Cabe destacar que el limite de lo normal lo ponemos en los 12 meses y pasada esta fecha habría que hacer otras pruebas complementarias para saber de donde viene el retraso.

 

Otro factor muy importante es el de la herencia genética, en la mayoría de los casos de erupción dentaria tardía, el papa o la mama ha tenido el mismo proceso cuando era un bebé, así que antes de alarmarse…hay que preguntarle a la abuela.

 

Por último, me gustaría hablaros de los molares y los caninos, suelen salir aproximadamente entre los 13 y 18 meses en algunos casos y bueno, como siempre digo, los dientes pueden hacer que el niño tenga molestias o no, pero los molares y caninos casi siempre nos van a dar “guerra”.

 

Cuando nuestro niño esta en esta fase, podemos detectar varias cosas:

 

  • El niño se despierta por la noche haciendo algún gritito o un llanto corto y se vuelve a dormir él solito,(a veces lo confundís con pesadillas).
  • Falta de apetito o aversión a comidas calientes y preferencia de biberón(es lógico, el pobre tiene la encía irritada y se le ponen los pelos de punta cada vez que toma algo caliente).
  • Cacas raras, con olor mas ácido o moco, esto es lo mas típico ¿verdad?, a parte de la oportunista dermatitis de pañal que acompaña a estas heces.

 

Para estas ocasiones, podemos intentar aplicarle  algún bálsamo gingival específico para bebes, existen varios en el mercado , aunque siendo sincera estos carecen de estudio de eficacia,otra opción ofrecer algún mordedor.

 
Si a pesar de estos consejos, la situación persiste, habla con tu pediatra o enfermera.