La pelusilla…

240_F_70873866_2SDpkmI3giwwTXPkiIZq5Jb44bFSohpgLa pelusilla

Uno de los términos que he aprendido estando aquí en España y creo que la primera vez que lo escuche fue en una consulta, fue este termino de la pelusilla, y hacía referencia a esa condición de celos hacia ese nuevo integrante de la familia “el hermanito”.
Ese individuo a veces calvito y llorón que viene a poner de cabeza todo de nuevo en la casa y que descoloca a más de un hermano.
Yo lo he vivido en mis carnes y lo sentí mas a la llegada del tercero con la segunda, aunque le explicara que estaba dentro de mi tripita el nuevo bebe para generarle ilusión este concepto era difícil de entender para esta peque de 2 años y medio, así que a la llegada del nuevo integrante lo miraba con curiosidad y alegría al principio pero luego no se hizo esperar “la pelusilla” manifestándose en levantarse por la noche, queriendo dormir otra vez en la cama y haciendo alguna que otra rabietas.
Solo hay que pedir paciencia, y si mucha paciencia porque es una etapa donde hay que reforzar mucho a esta personita que la esta pasando mal por la llegada de este intruso que le ha quitado los brazos de mamá y de papá.
Explicarle en este caso no bastaba, pero el transmitirle confianza realizando alguna actividad solo con ella o con su hermana, fue subsanando los enfados iniciales.
Integrarlas también en las actividades con el bebe les transmite unión, podemos decirles que nos ayudan a buscar los pañales, la cremita, el jabón y así creamos un ambiente de cooperar en una actividad entre todos, donde cada uno juega un papel importante y es protagonista de una acción.
Reforzar los compartimientos positivos y evadir las rabietas que serán más frecuentes a la llegada del nuevo individuo.
Y ustedes dirán que bien suena, pero se que estas pensando en situaciones de mucho stress donde a veces se olvida la psicología, bebe llorando, hermanas peleando por una peli por ejemplo o por la tablet y una de ellas haciendo cosas que ya no hacía como por ejemplo tirarse al suelo de la pataleta tan grande ,” una diciendo me toca a mi y otra no, me toca a mi “, la comida haciéndose y casi quemándose y es en ese instante que la psicología no hace presencia de si y usted mamá o papá puede perder los nervios y no es para menos, pero recordar si se perdieron en algún momento del día, luego reforzar positivamente alguna conducta buena del día .
Debemos entender el disconfort desde la visión del niño cuando exista una conducta de celos, no desde la visión del adulto, tratar de razonar su malestar cuando se tranquilice, no en medio de la rabieta.
Aumentar el tiempo de actividades y juegos de toda la familia es un método eficaz para estrechar lazos.
Se que la llegada de un nuevo integrante es un período de adaptación para toda la familia pero sobre todo para estos pequeños que no entienden lo que ocurre y será más difícil de mediar si le transmitimos todo el stress que tenemos, así que paciencia y tratemos para que los ciclos se vayan cerrando sanamente tratando de ser buenos gestores.

Un saludo y hasta otro post, se que les debo la guerra piojil a petición popular así que será hasta la próxima entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s