TERRORES NOCTURNOS

Muchas madres confunden las pesadilas con terores nocturnos y el otro día hablando con una amiga que es psicóloga infantil,salió el tema y me inspire en lanzar este post y así poder solventar dudas generadas sobre el mismo.

Las pesadillas son una traducción subconsciente de el estrés, la falta de sueño, el cansancio y los cambios de habitación o estancia.Las pesadillas suceden en la fase R.E.M del sueño, es decir, en el momento en el que estamos soñando, la fase activa, ese espacio donde nuestro cerebro evoca recuerdos y es capaz de idear historias que en ocasiones el niño es capaz de recordar al despertar. Las pesadillas son mas comunes en la infancia y van desapareciendo según se va madurando. Sin embargo, los terrores nocturnos, son episodios que suceden durante la fase no R.E.M, en la fase 3 y 4 del sueño, con una duración de uno a diez minutos, cursan con agitación, miedo, confusión y todo lo que normalmente ocurre en las pesadillas con la salvedad de que en este caso, el niño no suele recordar lo sucedido. La AEPED mantiene que son episodios que se dan entre los 3 y los 6 años, sin embargo, otros autores mantienen que pueden comenzar incluso con 18 meses ,lo que si se aconseja, es que si estos episodios se vuelven recurrentes , se consulte con el especialista para hacer un diagnóstico diferencial con crisis epilépticas durante el sueño o con episodios de apnea del sueño. Tanto las pesadillas como los terrores nocturnos son hechos sin importancia, de hecho, los terrores nocturnos suceden en la transición del sueño no R.E.M al sueño R.E.M,y en esa transición que normalmente sucede con suavidad, el niño experimenta miedo, terror incluso llega a sentarse en la cama gritando .El motivo puede ser la hiperactividad del sistema nervioso central, de ahí que el estar muy cansado, el estrés o procesos de enfermedad o fiebre, faciliten su aparición. Algunos consejos si tu niño comienza a sufrirlos: – Reduce el estrés al que este sometido, como hemos dicho antes,puede ser una causa desencadenante. – Favorece la relajación y armonía del niño dentro de su habitación, cuéntale un cuento antes de dormir, dale un masaje o cualquier cosa que se te ocurra para que se relaje. – Pon atención a las horas que duerme el niño, un déficit de descanso también favorece la aparición de los terrores nocturnos. – Pon atención en la calidad del sueño, es decir, a veces podemos dormir 10 horas y levantarnos agotados, lo que se traduce en bostezos durante todo el día, lentitud de pensamiento ,etc ,etc,si notas que puede ser el caso de tu niño, consulta a tu pediatra, puede que haya causas secundarias qe estén contribuyendo a que merme su calidad. – Acostumbra al niño a acostarse a la misma hora siempre. Bueno, pues hasta aquí la pequeña reseña a las pesadillas y los terrores nocturnos, esperamos que os haya gustado y haberos sacado de dudas .Hasta el próximo post!

Anuncios

3 pensamientos en “TERRORES NOCTURNOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s