GOLPE DE CALOR Y BEBÉS

Hola papis, estos días estamos sufriendo todos las consecuencias de las temperaturas altas y estamos en alerta por ola de calor en prácticamente el 90% de las comunidades autónomas, esta siendo frecuente las preguntas de algunos papás sobre las medidas a seguir o los síntomas precoces para detectar un golpe de calor en el bebé, así que se me ha ocurrido hablaros un poquito de las recomendaciones para evitar algún sustito.

Ya sabemos que el golpe de calor se trata de la tradicional “insolación” y ocurre cuando nos exponemos a una temperatura externa alta sin medidas de protección adecuadas o con un nivel de hidratación deficiente.

Los mas sensibles y propensos a sufrir una insolación son los ancianos y los enfermos crónicos, pero los bebes y los niños por debajo de 6 años también.

La mejor forma de combatir un golpe de calor es la prevención, dicho esto, vamos a ver qué podemos hacer estos días para evitar tener algún incidente.

Muchas veces pensamos que el golpe de calor o la insolación se da porque nos exponemos al sol mucho tiempo, sin embargo, basta con estar expuesto a una alta temperatura o hacer ejercicio, como jugar, sobretodo en horas centrales del día, en el caso de nuestros niños, bastaría con estar jugando en la piscina, al sol y sin refrescarse con asiduidad. Protegerse la piel también es importante ya que una quemadura de extensión considerable podría hacer que nos deshidratásemos, por lo que aquí tenemos un motivo más para proteger a nuestros niños de los efectos nocivos del sol.

¿Pero cómo nos damos cuenta de que estamos ante un golpe de calor en nosotros o en nuestros hijos?

Los síntomas principales son:

Debilidad, dolor de cabeza, mareo, calambre muscular o nauseas y vómitos.

El niño nos lo va a decir, pero el bebé nos lo hará saber con el llanto principalmente y con el lenguaje no verbal, expresando así disconformidad con la sensación, también debemos estar atentos al rubor de la cara, la respiración, la sudoración excesiva y la hidratación de la mucosa de la boca y la piel.

Para prevenirlo podemos tomar unas medidas básicas como:

Vestir al bebe con ropa suelta, fresca, de materiales naturales como el algodón y preferiblemente de color claro.

Protegerle del sol y utilizar el gorrito con ala o visera circular

Hidratarle bien, no solo con agua, sino también con zumos naturales en función a la edad ya que con el sudor y la orina arrastramos sales minerales.

Intentar no realizar actividades en las horas centrales del día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s