Archivo de la categoría: Ideas

Recoger y regoger….

image

Hoy me he inspirado en no hablarles de salud sino de un tema tan cotidiano como el recoger en casa, he estado a punto de hablarles de otra cosa muy ajena de esta que era la balanitis pero pensando en toda la ropa que tengo por doblar me surgió el tema.

Lo de ser madre multitasking puede llegar a ser un verdadero reto y a veces frustrante cuando quisieras ver más orden del esperado y sobretodo cuando ves que has invertido horas en la casa y ves que de repente esa habitación que acabas de recoger y la has dejado pulcra, impoluta y radiante aparece misteriosamente  un manchurron producto de algún invento o material viscoso irreconocible realizado por algún enano invisible de la casa, o como mi alfombra que simula un césped la pobre esta llena de plastilina pero nada es lo que hay, paciencia.

Pues yo he decidido asignar tareas a cada uno, desde el pequeño hasta la mayor, cosas que les resulten sencillas y que en verdad puedan ser factibles para los peques, pues por ejemplo buscarles las parejas a los calcetines (esos que siempre se esconden), organizar los zapatos, doblar ropitas y llevarlas a sus cajones, organizar sus juguetes y cuentos, limpiar la mesa, bueno,poco a poco.

He de reconocer que cuando estoy acelerada y quiero hacer las cosas rápidas a veces lo he excluido del plan pero hay que tener paciencia e incluirlos en las cosas que también le llaman la atención, por ejemplo a mi mayor le encanta la cocina y trato de que cuando voy a preparar albóndigas, tartas o alguna cosa que le resulte divertida me ayude.

Hay cantidad de cosas que los peques pueden hacer y que no sean peligrosas en casa, además de inculcarles un sentido de responsabilidad, les hace sentir más seguro de poder ver una labor terminada por ellos mismos, al principio podemos reforzarles positivamente por lo realizado pero mientras más mayores se hacen deberán asumirlo como parte de una responsabilidad en que todos somos una familia y todos debemos de colaborar en mantener y cuidar de nuestro hogar.

Es importante que vean tanto a mamá y a papá involucrarse en la tareas domesticas y comprender que las tareas domésticas son de toda la familia sin distinción de sexo, este es mi lema “todos ensuciamos, pues todos limpiamos”.

Si nosotras hacemos diferencias con los chicos, como queremos que los futuros maridos de nuestras hijas, no sean machistas, debemos ir rompiendo con el sexismo en los quehaceres del hogar.

El crear un ambiente divertido también para realizar las labores pues es agradable para los peques pues podríamos poner música, después de realizar alguna labor  que vean por ejemplo la satisfacción de que la alfombra esta limpita y recogida y hay mismo poner cojines y ver una peli familiar, o explicarle que si todos colaboramos más rápido terminamos y luego hay más tiempo para compartir en el parque, en fin hay muchas cosas que se nos pueden ocurrir para que ellos se motiven a la hora de recoger.

Cuando me enfado pienso en que lo estoy haciendo como la madre de Novita que la pobre habla y habla y no ve resultados ,pero el otro día saliente de guardia me dijeron mis niñas cierra los ojos mamá y ven a ver una sorpresa, me habían guardado su habitación súper ordenada y estaban felices porque fue iniciativa propia y lo hicieron muy bien las dos, así que me di cuenta que vale la pena inculcar los buenos habitos y no tirar la toalla, nadie ha dicho que esto iba a ser fácil ,no lo es, pero deja grandes satisfacciones. No podemos caer en la desidia y creer que es una tarea imposible que se implique toda la familia a las labores.

Una idea que también les guía mucho y que suelo hacer en vacaciones cuando tienen más tiempo libre es escribirle en la nevera tareas e ir tachando las realizadas, puede ser que exista premio.

Un saludito papas y hasta otro post espero que les haya resultado útil y nos pueden dejar algún comentario sobre el tema.

Anuncios

El color de la habitación del bebé

¡Hola de nuevo papis! Hace mucho tiempo ya que no escribía nada y lo cierto es que me he tomado el concepto de vacaciones de verano demasiado en serio, pero ahora con el comienzo del curso escolar! toca volver a la carga!Hace poco, coincidí con una compañera que va a tener un bebé y pude ser testigo del amplio debate que suscita la elección del color de la habitación para el bebé.

Está claro que dependiendo de si es una niña o un niño, la elección del color iba a ser diferente y nos pusimos a leer numerosos artículos de revistas dedicadas a la maternidad que recomendaban siempre lo mismo: colores pastel.

Hasta aquí todo bien, sin embargo, los entendidos en cromoterapia indicaban que pintar una habitación de amarillo podía influir en la concentración y en el desarrollo positivo de las capacidades mentales del bebé, el color rojo o naranja, podía influir en que fuese un niño con mucho carácter y temperamental, el color verde o azul, podía hacer que el niño fuese más tranquilo…y en este punto fue cuando mi compañera entre risas dijo: “pues ahora no se si quiero que mi hijo sea más listo, o más temperamental, más alegre o más tranquilo”.

Lo cierto es que todos hemos sentido alguna sensación al entrar en una habitación de algún color diferente al blanco, hay colores que relajan como los pasteles y otros que excitan o incluso agobian como los colores brillantes, yo misma pinté una habitación de verde puro y al poco tiempo tuve que volver a pintarla de un tono más claro porque sufrí ese” agobio”,jeje,pero una cosa es la cromoterapia y con lo que está relacionada y otra cosa es tomarse ésto como un dogma, es decir, llevarlo hasta el punto en el que la elección del color suponga un estrés añadido a los padres que piensan :”¿estaré eligiendo el color más adecuado para mi hijo?.

La cromoterapia no es una ciencia, por lo que no hay que exagerar con ello ni verse limitado si a ti te apetece pintar la habitación de bermellón y ésta te lo desaconseja. No obstante hay que tener claro que lo que siempre va a estar recomendado es que un bebé recién nacido tenga un ambiente tranquilo y cómodo, es decir, a parte de la correcta equipación y seguridad de su habitación, la estética de esta debería guardar armonía, tanto en formas como en colores, es decir, un color pastel, sea cual sea, rojo, amarillo verde, marrón, azul o rosa siempre va a estar recomendado puesto que lo que se busca es que el entorno no sea estridente.

Siguiendo en esta línea, he podido acceder a algunos estudios sobre este tema y me ha llamado la atención uno realizado por enfermeros especialistas de psiquiatría titulado “Intervención de la enfermera especialista en salud mental para la prevención de los trastornos de sueño por hábitos incorrectos del lactante”, en él, describen intervenciones realizadas en varias sesiones con los padres y en colaboración con la matrona para establecer un ambiente óptimo de descanso y desarrollo en el bebé, a mí me ha parecido simplemente ¡perfecto! Y muy recomendable, os dejo el enlace:

http://www.researchgate.net/profile/Javier_Sanchez_Alfonso/publication/26844466_Intervention_by_the_mental_health_specialist_nurse_for_preventing_sleep_disorders_due_to_incorrect_habits_in_infants/links/5513d4020cf23203199cc569.pdf

Respecto al color de la habitación, este grupo de trabajo recomienda el color rosa o malva pastel, refiere ser el más apaciguante del estado anímico.

Por último, la AEP,ha reconocido también que los colores no solo son importantes a la hora de pintar una habitación sino que el color de los juguetes influye y hay que tenerlo en cuenta en las diferentes etapas del desarrollo del niño, de hecho, afirman que “los juguetes rojos generan dinamismo e incitan al movimiento y, por ello se recomiendan para niños más bien tranquilos con necesidad de actividad”, sin embargo, “los de color azul, favorecen la relajación y ayudan a dormir”.

Dicho esto, como siempre insistimos en la importancia de tener un filtro personal, de leer información y quedarse con lo que es válido para uno mismo, en ningún caso hay que tomarse ni los libros sobre crianza, ni los cientos de consejos anónimos ni los miles de documentos que circulan por la red sobre cómo criar a un hijo, como si fuese la tabla de multiplicar, aquí no hay nada exacto, siempre y cuando no estemos hablando de consejos de seguridad o información científica como vacunación o alimentación,etc,temas donde sabemos que no está nada recomendado experimentar por nuestro lado.

Bueno papis, espero que os haya gustado, supongo que algunos os habréis sentidos identificados con ese estrés que parece producir la elección del color de la habitación, jeje, lo cierto es que al final todas quedan preciosas porque el complemento más importante que llevan es la ilusión por la nueva llegada.

¡Hasta el próximo post!