Archivo de la categoría: Inicio

Libro de instrucciones del recién nacido;)

Hola de nuevo, ésta vez, se me ha ocurrido hablar de las cositas que suelen pasar los primeros 20 días en los que nos encontramos solos con nuestro bebé en casa.

En el Hospital os informamos de lo importante que es que gane peso, que le expongáis a la luz solar indirecta para que disminuya la ictericia fisiológica y de que coma cada tres horas mínimo, pero no os contamos lo que puede venir después.

En este post vamos a intentar vaticinar lo que os podéis encontrar en esos primeros días para que no os preocupéis demasiado.

Granitos blancos y puntiformes en la cara: Lo llamamos millium y son lesiones quísticas que se producen por la retención de sebo, a veces pueden ser numerosas y ocupar frente, cara, nariz o mejillas, sin embargo, en ocasiones podemos encontrar una lesión única.

En ambos casos, suele desaparecer espontáneamente durante el primer mes.

Bolita blanca en la encía: Se llaman Perlas de Epstein y son más o menos lo mismo, quistecitos de retención de grasa o sebo. Igualmente desaparecen solas.

Granitos rojos tipo espinillas en cara: Son las famosas “engordaderas”, que nosotros llamamos eritema tóxico, son provocadas por las hormonas residuales de la madre tras el parto y desaparecen solos en los primeros días.

Lagrimeo o secreción ocular: En ocasiones los bebés desarrollan algo parecido a una conjuntivitis, hay secreción o legaña, esto es debido a que nacen con el lagrimal muy pegadito y el moco o lubricación del ojo se acumula dando este problema, nosotros solemos recomendar que le masajeéis el saco conjuntival,para contribuir a que se despegue, así como el lavado de suero fisiológico del ojo ayudados con una gasita, sin embargo, en este caso, sería bueno valorar en consulta si es una secreción normal o si por lo contrario tenemos una conjuntivitis ya que, en el parto y a pesar de recibir profilaxis ocular inmediatamente, algunas bacterias pueden contaminarle o ser resistentes al antibiótico que se le administra.

Caspa o costra en la cabeza: Es la famosa costra láctea, puede comenzar como una especie de caspita o directamente como costras blanco-amarillentas muy resistentes. Se trata de otro efecto de las hormonas residuales de la madre y aunque remite espontáneamente en el primer mes, a veces se perpetúa más allá de los cuatro. Es completamente inofensiva, sin embargo, en algunas ocasiones utilizamos corticoides o champús específicos para este caso.

Nuestro consejo suele ser que apliquéis vaselina líquida en su cabecita tras el baño y peinéis hacia atrás, ya que, la caspita puede caer a la cara provocando así una dermatitis seborreica facial al bebé.

Estornudos o hipo: Es un tema que ya hemos tratado ampliamente en el blog, por lo que ya sabemos que entra dentro de lo normal y no significa que el bebé se haya acatarrado.

Secreción blanquecina vulvar o pseudoregla: Otra alteración provocada por las hormonas residuales de la madre, estos casos sólo ocurre en niñas, evidentemente y suele daros algún susto cuando vais a bañar a la niña y os encontráis que está sangrando ligeramente por vulva. Igualmente, es algo que desaparece espontáneamente.

Pechito duro: Se trata de la intumescencia mamaria que de la que ya hemos hablado en el anterior post y es más de lo mismo, otra vez las hormonas de la madre.

Bueno, pues hasta aquí las cositas “raras “que hacen todos los niños los primeros días;)no sé si me he olvidado de algo, pero siempre podéis preguntar.

Espero que os haya ayudado.

¡Hasta el próximo post!